Así lo asegura el analista político Galo Aguirre.