El titular del SNGR señala que es una medida preventiva ante una amenaza inminente.

Este lunes 28 de diciembre se conoció que el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) declaró la alerta naranja en todo el territorio nacional debido al COVID-19, señalando que el riesgo se mantiene alto y que, debido a la nueva variante descubierta en Reino Unido, el virus podría ser más contagioso.

Pese a que esta resolución fue firmada el jueves pasado por el director del SNGR, Rommel Salazar, las autoridades del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional aún analizan lo dispuesto.

La resolución comenzó a circular en redes este lunes y generó más dudas entre la población. Hasta las 19:00, el SNGR no se pronunciaba para aclarar qué significa este estado.

Sin embargo, Salazar adelantó a un medio digital que dicha resolución «es una herramienta que tiene como finalidad monitorear la llegada o desarrollo de una amenaza». Destacó que la nueva cepa del COVID-19 aún no se encuentra en el país, aunque -resaltó- existe una «alta probabilidad» de que llegue a Ecuador.

Señaló que otro elemento que motivó a declarar la alerta naranja es el nivel de incertidumbre del comportamiento de esta nueva cepa, «por este motivo debemos extremar las medidas de prevención hasta que la información científica indique datos más alentadores o explique las características» del nuevo tipo del SARS-CoV-2.

«No tiene nada que ver con más confinamiento», dijo el director.

Es decir, la alerta naranja es, sobre todo, un aviso de preparación ante un evento adverso inminente. De acuerdo al SNGR, existen tres tipos de alerta: amarilla, naranja y roja, siendo esta última el nivel más alto.

Hasta este lunes, en Ecuador se contabilizan 209.758 casos acumulados del coronavirus SARS-CoV-2, mientras que los fallecimientos, entre confirmados y probables por Covid-19, suman 13.994, de los que dos son nuevos, informó el Ministerio de Salud.

– Noticia en desarrollo –