Las clínicas y hospitales privados también están abarrotados de pacientes con coronavirus. Es la primera vez, en lo que va de la pandemia, que se registra el número más alto de ocupación.

La gran cantidad de pacientes infectados con COVID-19,  también  pone en alerta roja al  sector privado. Las áreas críticas ya no tienen espacios para recibir a más personas. Por ejemplo, Juan llegó hasta un hospital público, pues a la clínica privada a la que llevó a sus familiares contagiados, ya no pudieron recibirlos. 

En Pichincha, Guayas, Manabí, Azuay, Loja, Santo Domingo de los Tsháchilas, entre otras la ocupación en este momento es  del 100 por ciento. 

Y es que la alta demanda de pacientes con el virus  no solo ha dejado sin espacios  a las casa de salud, sino también en los insumos que ya empiezan a escasear. 

Por ello, sus representantes hacen un llamado urgente a la Corte Constitucional. Creen que un nuevo estado de excepción que establezca medidas más radicales, será lo único que pueda dar un respiro al sistema sanitario del país.