Los ciudadanos realizaron un plantón afuera de la coordinación zonal del Ministerio de Salud Pública, en Guayaquil.

Que la atención no debe estar solo en la pandemia y las vacunas, que también hay que acordarse de ellos, es el pedido de organizaciones de pacientes renales, trasplantados, con enfermedades catastróficas y raras, que realizaron un plantón afuera de la coordinación zonal del Ministerio de Salud Pública, en Guayaquil.

La red de Enfermedades Raras y Catastróficas del Ecuador, que representa a más de 20.000 personas, denuncia que la falta de asignación de recursos se evidencia en lo más mínimo.

Dora García, de la red de enfermedades raras y catastróficas, dice que no hay guantes en los hospitales, por su parte, Frank Alarcón, paciente con leucemia crónica, lleva meses sin que logre obtener el medicamento que necesita. Le tocó pagarlo por su cuenta.

Las vidas de más de 12.500 pacientes renales estarían en riesgo. Cristina Freire, vocera de los centros de diálisis del Ecuador, dice que existe una deuda del Estado de más de 200 millones de dólares a los prestadores de dichos servicios.

Los representantes de los pacientes se reunieron con autoridades zonales del Ministerio de Salud. Solicitamos una entrevista a la institución, pero se nos informó que al momento varias instancias técnicas de esta cartera de Estado se encuentran revisando y levantando información relacionada a este tema.