Unas ocho personas están bajo un cerco epidemiológico tras haberse confirmado el primer caso de viruela del mono en Ecuador, informó este jueves el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero.

En una rueda de prensa, Borrero dijo que el primer paciente del caso confirmado en Ecuador «está asintomático y en su casa».

«La morbilidad y la mortalidad de esta enfermedad es más leve que las otras que nos hemos visto afectados en los últimos tiempos», dijo Borrero al anotar que «no existe un tratamiento adecuado para la enfermedad, que «demora unos 14 días y va desapareciendo».

El Ministerio de Salud confirmó el miércoles que el primer caso se detectó en un paciente de 30 años, que se encuentra en la provincia de Guayas.

El paciente presentó síntomas relacionados con esta enfermedad, tales como «fiebre, decaimiento, malestar general y vesículas (similares a los granos)», indicó el Ministerio en un comunicado.

«El cerco epidemiológico a este paciente está muy bien realizado», aseveró Borrero en una rueda de prensa del Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE).

El vicepresidente apuntó que «están en cerco epidemiológico alrededor de unas ocho personas» y reiteró que el paciente está «absolutamente asintomático».

El Ministerio de Salud ha apuntado que realiza el seguimiento y la vigilancia para determinar posibles diagnósticos nuevos, e instó a la población a mantener las medidas de bioseguridad, como la higiene de manos con agua y jabón o con alcohol gel.

Ante la presencia de síntomas se recomienda el uso de mascarilla y acudir al médico o centro de salud más cercano.

VACUNACIÓN CONTRA COVID

El COE también exhortó a la población a completar el esquema de vacunación contra la covid-19 e incluso aplicarse las dos dosis de refuerzos, pese a que los indicadores están a la baja.

«Si bien la tasa de positividad ha aumentado a partir de la semana 18, llegando al 39 %, se refleja una disminución en la última semana, ubicándose en el 34 % y con una clara tendencia a la baja», dijo en rueda de prensa el presidente del COE, Juan Zapata.

Asimismo, han verificado una disminución en las atenciones por afecciones respiratorias, en tanto que la hospitalización y uso de unidades de cuidados intensivos (UCI) están «estables con una baja tasa de ocupación».

Zapata comentó que el uso de las mascarillas en espacios cerrados continuará siendo obligatorio para el caso de centros de salud, hospitales, establecimientos de salud para personal y pacientes.

Se recomienda usar mascarilla en lugares cerrados y en espacios abiertos «en los que no se puede garantizar el distanciamiento físico».

De manera especial, se recomienda usar mascarilla en lugares cerrados como transporte público, aéreo, aulas de plantes educativos de todos los niveles y espacios laborales.

Al momento, alrededor del 40 % de la población tiene una dosis de refuerzo, y un 6 % la segunda dosis de refuerzo.