Trabajos de inteligencia militar determinan que organizaciones dedicadas al narcotráfico continuarían utilizando las instalaciones del fallido proyecto Refinería del Pacífico, en El Aromo, zona rural de Manta, como pista ilegal para el aterrizaje y despegue de narcoavionetas.

Por ello, como medida preventiva, la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) colocó en la vía 30 obstáculos de cemento, de 800 libras cada uno, para impedir que la pista clandestina siga siendo usada.

«Estas calles tienen una dimensión de 2.500 a 3.000 metros de largo, lo cual permitiría aterrizar aeronaves un poco más grandes. Son aeronaves que vienen normalmente de Centroamérica«, señaló a Ecuavisa Arturo Puga, comandante de Operaciones Aéreas de la FAE.

En el lugar no hay suficientes guardias de seguridad, por lo que es difícil vigilar las 700 hectáreas del predio.

«Antes teníamos siete puntos de seguridad y ahora solamente tenemos dos puntos», indicó Víctor Narváez, gerente administrativo del proyecto

El Aromo es una zona clave para los narcotraficantes. El martes pasado fue hallado un camión con más de 300 kilos de droga en una zona ubicada a 10 minutos del terreno donde se iba a construir la Refinería. Se presume que el alcaloide iba a salir por vía aérea.

Desde la FAE se enfatiza que han intensificado los trabajos para que en diciembre empiece a funcionar el radar del Cerro Montecristi, que permitirá detectar actividad aérea irregular.

En el país hay otras 95 áreas que son vigiladas por la FAE porque podrían ser utilizadas por mafias para el envio de droga, pero no todas las narcopistas pueden ser inhabilitadas.

En terrenos privados la ley solo permite su suspensión luego de que se registra un acto ilícito.

Guayas, Manabí, Esmeraldas y Santa Elena son las provincias con más casos de pistas irregulares.

Desde 2018, la FAE ha registrado 31 incidentes vinculados a narcoavionetas o pistas utilizadas por el crimen organizado trasnacional. (ECUAVISA.COM)