El presidente Guillermo Lasso anunció la tarde de este jueves 22 de julio que el sistema carcelario de Ecuador es declarado en emergencia con el fin de iniciar «un proceso de reestructuración total de las cárceles».

Desde Latacunga y acompañado de varios secretarios de Estado, entre ellos la ministra de Gobierno Alexandra Vela, Lasso informó también que se cesó a Edmundo Moncayo como director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI) y en su lugar se designó al exasambleísta y militar en servicio pasivo, Fausto Cobo Montalvo.

Estas decisiones del Ejecutivo se dan tras los recientes hechos violentos ocurridos en la Penitenciaría del Litoral (Guayaquil) y en el Centro de Privación de Libertad Cotopaxi, entre este miércoles 21 y jueves 22 de julio.

De acuerdo a las cifras ofrecidas por la ministra de Gobierno, los enfrentamientos en este último reclusorio dejan como saldo: cinco policías heridos, quienes se encuentran recuperándose en un hospital en Quito; además de 14 reclusos fallecidos, otros 41 heridos y 78 que fueron recapturados.

Vela no ofreció cifras actualizadas de lo sucedido en Guayaquil, no obstante, el SNAI indicó más temprano que en la Penitenciaría habían muerto ochos reos, mientras que tres policías y 16 privados de libertad habían resultado heridos. Por otra parte, se anunció que un privado de libertad que había fugado fue detenido nuevamente.

En total, 22 presos han sido asesinados en menos de dos días.

El mandatario aseguró que la situación en ambas cárceles estaba controlada y que militares y policías continuarán resguardando los recintos penitenciarios.

«Las mafias serán derrotadas», aseguró Lasso quien aseveró que iniciará un proceso de «reestructuración total» de las cárceles.

«Se equivocan si creen que este Gobierno va a actuar con la misma tibieza que los anteriores. Se equivocan si creen que nos va a temblar la mano. Les quiero decir que todos ustedes serán derrotados», enfatizó el gobernante.

«Vamos a usar todo el poder de la ley para imponer el estado de derecho y garantizar la paz y los derechos humanos en los centros carcelarios del Ecuador», precisó.