La venta del Banco del Pacífico estaría próxima a concretarse, según anunció el presidente Lasso

El pasado 12 de mayo de 2022, el presidente Guillermo Lasso, en un evento en Israel, dijo que espera concretar la venta del Banco del Pacífico en «pocas semanas«.

La intención de vender esta institución, se conoció cuando Lasso era presidente electo, antes de asumir el poder. Sin embargo, no es la primera vez que un Gobierno plantea esa posibilidad. En 2016, el expresidente Rafael Correa planteó esa posibilidad para «generar liquidez».

Fausto Ortiz, ministro de Economía en el Gobierno de Correa, del 2007 al 2008, cuenta que incluso en esa época ya se evaluaba la venta del banco, pero que se distanciaron de esa posibilidad y optaron por generar utilidad durante «unos años más».

Los últimos datos del banco, publicados dos días antes del anuncio del presidente Lasso, reflejan que efectivamente ha habido una recuperación, respecto al 2021. Con corte a abril de 2022, se alcanzó una utilidad neta de $9,1 millones, lo que representaría una utilidad acumulada de $34,1 millones.

Ortiz mantiene el mismo criterio que en ese entonces. Cree que es necesaria la venta del Banco del Pacífico, aunque considera que tal vez no es el mejor momento porque se podría esperar que el Ecuador tenga un menor Riesgo País, porque esto incide en el valor asignado al bien.

Sin embargo, contrasta explicando que se debe evaluar la oportunidad. Es decir, considerar si en este momento hay un comprador interesado que realiza una oferta adecuada.

¿Cómo garantizar una venta transparente?

Ortiz explica que la venta del banco debe realizarse a través de una sola transacción o en cuotas de periodos cortos de tiempo. «Ojalá que se venda por encima de su valor patrimonial», dice es decir un valor aproximado a los $900 millones.

Alberto Acosta Burneo dice que el dinero iría a la Cuenta Única del Tesoro y que no debería utilizarse para gasto corriente. El especialista cree que es necesaria la creación de un fideicomiso público para el manejo y control del dinero obtenido de la venta.

Esta figura permitiría la conformación de un directorio que se encargue de la administración del dinero y que vigile que se utilice para obra pública. Por ejemplo, Acosta Burneo dice que sería importante utilizar ese dinero en educación, seguridad o en general en gasto social; resalta que lo prioritario es que esté claro el fin para el que se va a utilizar los fondos

El riesgo de que se maneje con intereses políticos

El economista Pablo Dávalos, difiere de esta visión. A su criterio no hay manera de que el proceso sea transparente porque de por medio estarían los intereses particulares del presidente Guillermo Lasso, quien tiene trayectoria como banquero.

Ante esta crítica, que ha sido recurrente entre los sectores de oposición, como los gremios de trabajadores y estudiantes; Acosta dice que el presidente Lasso ha enfatizado el interés de realizar la transacción con la banca internacional y que, por lo tanto, estaría blindada la posibilidad de que el grupo bancario cercano al Primer Mandatario se beneficie de la compra.

Por otra parte, Burneo y Ortiz coinciden en que el Banco del Pacífico refleja cifras de una adecuada administración. En el último comunicado de la entidad financiera se resalta la reducción en los gastos de operación, que permite ahorros de $28 millones.

La venta no debería afectar a los usuarios del Banco del Pacífico

El exministro de Economía dice que si se tomaron los resguardos necesarios para proteger a los clientes del Banco del Pacífico no tendrían de qué preocuparse. Se refiere a que el comprador sea una entidad financiera con experticia, solvencia y prestigio.

Acosta Burneo dice que debe ser un banco con presencia en el mundo y en la región, que su ingreso en el mercado bancario nacional, haga que las otras instituciones mejoren su competitividad.

Además, diferentes instituciones de Gobierno mantienen convenios con el Banco del Pacífico para realizar los pagos de los diferentes servicios públicos. Acosta dice que debería buscarse el mejor proveedor, que tenga la capacidad operativa y ofrezca el servicio a los precios más convenientes.

Dávalos difiere también en este aspecto. A su criterio, los costos de transacción quedan en manos del mismo Estado, al ser administrados por el banco.

El presidente Guillermo Lasso anunciaría qué entidad es la interesada en la compra y esto permitiría dimensionar los escenarios frente a la venta de la entidad financiera, de carácter privado, con un accionista mayoritario que es la Corporación Financiera Nacional (CFN), es decir el mismo Estado. (ecuavisa.com)