Personal de la Unidad de muertes violentas y grupos especiales de la Policía realizaron varios allanamientos en el norte de Guayaquil, en el sector conocido coo estrella de Belén. 

Esta casa había sido alquilada por los sospechosos para esconderse luego de haber cometido un asesinato bajo la modalidad de sicariato, en el sur de Guayaquil, pero tras una serie de investigaciones dieron con su paradero. 

Cuatro personas entre ellas un menor de edad, fueron detenidas y son sospechosas de pertenecer a una banda de sicarios y formar parte de una organización dedicada el microtráfico, el Coronel Max Rojas, de la DINASED, explica que fueron identificadas tras su último asesinato. 

El menor de edad fue entregado a sus padres y entre las evidencias hay armas de fuego y celulares, existe información de la víctima y datos de quienes habrían ordenado el crimen, resaltó el comandante de Policía.

El análisis hecho por las autoridades es que este asesinato se debe a una disputa de territorio por la venta de droga, escenario que ha dejado en las últimas semanas varias muertes, todas las víctimas tenían antecedentes penales por microtráfico.