Desde este jueves 1 de julio, empieza el programa de regreso al trabajo presencial en todas las instituciones públicas del país. El proceso será paulatino e iniciará con los empleados que hayan recibido la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 hace más de 14 días.

Si bien en varias de las entidades públicas, la mayoría de funcionarios tienen trabajo presencial desde hace algún tiempo, se afinan los listados para cumplir los requerimientos del Gobierno. El régimen afina un sistema informático que con el número de funcionarios, empleados vacunados y contagiados de COVID-19, calculará el aforo en cada entidad.

La ministra de Salud, Ximena Garzón, explicó que cada entidad deberá manejar el sistema que estará listo desde el 19 de julio, es decir que hasta esa fecha los aforos actuales no se modificarán.

Para la Federación de Trabajadores Públicos y Privados, el mecanismo planteado es el adecuado. Si bien no aumentará el aforo inmediatamente, para que vaya incrementándose las entidades públicas deben cumplir requerimientos de seguridad.

Hasta el 19 de julio, las instituciones públicas deberán depurar sus bases de datos y adecuar los espacios para brindar las medidas de bioseguridad necesarias para recibir a sus funcionarios.