En la provincia de Loja hay 48 alumnos y 52 docentes positivos para covid-19. Camilo Espinosa, coordinador zonal 7 de educación menciona que el número de contagios es mínimo, en comparación a la cantidad de estudiantes que asisten a las aulas: “si tengo 55.060 estudiantes en clases presenciales, esta cifra de infectados es ínfima. Asimismo, si tengo 6.374 docentes trabajando en las instituciones, también representa un número inferior de contagios”.

A su criterio, los profesores y alumnos están seguros en los establecimientos, ya que cuentan con las normas de bioseguridad, sin embargo, se infectan con el virus cuando ellos o sus familiares acuden a espacios de aglomeración.

Destaca que los centros educativos cuentan con un protocolo definido por el Ministerio de Educación, el cual consiste en identificar y aislar inmediatamente a la persona con sintomatología de coronavirus. Luego, el Distrito de Salud le realiza la prueba PCR para confirmar o descartar cualquier infección.

En caso de ser positivo, se suspenden las clases presenciales en la institución involucrada, hasta que el Ministerio de Salud disponga de un nuevo retorno.

Evitar conflictos familiares en pandemia

La pandemia de la COVID-19 no solo afecta a la salud de las personas, también causa graves daños psicológicos. La reciente cepa, bautizada como ómicron, significa una limitante para el desarrollo de actividades al aire libre, lo que podría originar episodios de ansiedad, depresión y hasta posibles suicidios. Por ello, es importante que las familias mantengan la calma y sean responsables con los suyos.

Fuente: LaHora