Cuatro de cada diez personas de la tercera edad en el sector rural, todavía no han sido vacunados. Desde el Ministerio de Salud reconocen la brecha en comparación con áreas urbanas, donde más del 80% de personas de la tercera edad están inmunizados. De ahí que se apunta a las brigadas móviles para llevar las vacunas a sitios de difícil acceso.

Tras 10 minutos de recorrido desde la carretera principal, el camino secundario se corta. La vacuna tiene que cruzar en canoa para llegar al recinto Guarumal de Abajo, en Daule, provincia del Guayas.

Ahora toca caminar durante 30 minutos para llegar al punto de vacunación. Es un hogar donde viven adultos mayores y personas con discapacidad que recién se van a poner su primera dosis. ¿Por qué recién? porque hasta ahora habían estado reacios. Pero don Hilario y su familia ya están todos dispuestos a poner el hombro.

A la voz de que hay más vacunas, aparece una de las hijas. Tiene 18 años y su turno sería en semanas, pero aprovechando el viaje hasta acá, de una vez. Abrir el rango de edad en zonas rurales es una de las estrategias, dice José Ruales, viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud, quien también reconoce una brecha entre la vacunación en las ciudades y el campo.

De vuelta al hogar de don Hilario, de las 3 vacunas previstas, se terminó inoculando a más de 10 personas. La brigada los volverá a visitar dentro de 28 días, para sus segundas dosis.